Los niños y el viaje...

Cuando pensamos en viajar tenemos en mente una experiencia única y enriquecedora, quizás algo que hemos hecho desde pequeños pero nunca es igual, no solamente porque el lugar y las opciones que tenemos ahí cambian, sino porque nosotros también lo hacemos. Crecemos y formamos una familia, ahora pensamos en viajar buscando aventuras en las que ellos puedan conocer y disfrutar, temiendo tener que hacer a un lado algunas otras que nos gustan perdiendo así parte del viaje.

Es cierto que ser padre tiene ciertos sacrificios, pero ninguno se compara con la felicidad que nos brinda. Empezar un nuevo estilo de vida e irnos acostumbrando con cada día, mes y año que pasa a esta gratificante etapa. En casa quizás tenemos a alguien que nos apoya de vez en cuando para esas cenas románticas y fiestas extremas en las que los niños no son los acompañantes ideales ni ellos quieren serlo, pero de viaje no podemos tomarnos esa confianza con cualquier desconocido, debemos ser precavidos y exigentes porque es necesario tener a la mejor persona para el trabajo divertido y delicado del cuidado infantil.



Hay algunas ciudades que cuentan con servicios de cuidado y entretenimiento infantil, conocer las opciones y saber su “background” es indispensable para dar con la mejor empresa dedicada a esto. Pregunta cómo contratan a su personal, cuánto tiempo llevan en el medio, si cuentan con cursos y cuáles, si trabajan con empresas y cuáles, cuáles son las características de las niñeras y qué hacen durante el servicio. Los papás prefieren siempre a alguien preparado y de confianza y los niños a alguien paciente y divertido. Existen empresas que saben que pueden ser las 4 cosas siempre y cuando busquen gente con vocación y la preparen.



Viajar con hijos es divertido y no significa que durante el viaje no hay opciones para la familia, el negocio y el amor. Recuerda que el motivo del viaje es que tú te diviertas y ellos también.

Comentarios 0 Comentarios
Deja tu comentario
* Campos obligatorios